Las cataratas Liffey en Tasmania

Cataratas Liffey

Tasmania es un paraíso para los amantes de la naturaleza. Caracterizado por sus espectaculares terrenos, muchos declarados Patrimonio Mundial de la isla. Uno de estos impresionantes lugares son las cataratas Liffey, un lugar ideal para relajarse.

Las cascadas están situadas en una zona de naturaleza salvaje de Tasmania. Es la última y más impresionante catarata que cae desde las Great Western Tiers y está situada en un bosque pluvial, Patrimonio de la Humanidad. Se dice que es uno de los sitios más tranquilos del mundo, aunque hay numerosas actividades que hacer si se visitan las cataratas Liffey.

Para acceder a este enclave mágico se puede acceder desde Launceston y Devonport. El camino hasta las cataratas cuesta unos cuarenta minutos. En el descenso se van dejando atrás las cataratas más pequeñas. El recorrido es sin duda un paseo que vale mucho la pena, entre bosques de eucaliptus en el que se pueden hacer fotografías desde los numerosos miradores que se encuentran.

Para los más activos existen otras dos rutas: La más corta es un paseo de apenas hora y media y va desde las Great Western Tiers hasta la zona de picnic Gulf Road Picnic Área. La ruta Gulf Road Walk va desde la cascada hasta la Gulf Road Picnic Área, antiguo campamento maderero. Este camino puede llevar entre dos y tres horas donde disfrutar del Dry’s Bluff, el pico más alto de las Great Western Tiers.

Una característica destacable de esta zona es su fauna, con especies que no encuentras en ningún otro sitio. Paseando por cualquiera de las rutas nos podemos encontrar con demonios de Tasmania, koalas o walabíes en busca de comida.

Cercano a Liffey Falls, encontramos dos sitios muy recomendables para visitar. El pueblo de Delorian y el Parque Nacional de Mole Creek Karst.

Foto vía: tripadvisor

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas: ,

Categorias: Turismo en Australia



Deja tu comentario