El dingo, perro salvaje de Australia

Dingo Isla Fraser

Australia es un territorio que alberga numerosas especies animales únicas en el mundo, muchas de ellas salvajes, las cuales son protegidas por el gobierno australiano, por lo que si a alguna persona, ya sea local o extranjera, se le ocurre hacerles daño o interferir con su desarrollo, puede ser sometido a un duro castigo.

Una de estas especies es el dingo, llamado también como el perro salvaje australiano, el cual predomina principalmente en la Isla Fraser, ubicada al frente de las costas del Estado de Queensland, y considerada como la isla de arena más grande del mundo. También se pueden encontrar la sur del país.

Curiosamente, a pesar de ser descrito como una especie australiana, el dingo no se limita sólo a este país, de hecho, su origen desciende del lobo asiático, por lo que también se encuentra por todo el sudeste de Asia.

Claro que su estrecha relación con Australia tiene una fuerte justificación, ya que es en el territorio de la Isla Fraser donde es posible encontrar cachorros de raza pura, a diferencia de otras zonas, donde la especie se ha mezclado con otras razas de perros europeos.

El dingo es un perro de tamaño mediano, con cerca de 50 centímetros de altura y 120 centímetros de largo, con un peso promedio de 23 a 32 kilogramos. La mayoría se caracterizan por tener capas de color amarillo jengibre, rojizo, amarillo arena, y algunos de tipo albino. Un dingo de raza pura tiene la cola peluda, orejas puntiagudas y pelo blanco en las patas y pecho.

Los dingos no son por naturaleza un perro de manada, sino que viven y cazan solos, en parejas o en pequeños grupos familiares (Aunque se ha visto que en ocasiones algunos grupos han «ayudado» a otro grupo en una cacería). Los dingos desempeñan un papel importante en los diferentes ecosistemas de Australia, son considerados como unos de los depredadores terrestres más grandes del continente.

Para todos aquellos turistas, es conveniente tener en cuenta que no es conveniente alimentar o fotografiarse cerca de los dingos salvajes, ya que se han conocido casos en los que visitantes han sido atacados por estos perros por acercarse demasiado. Por ello, lo mejor es contemplarlo a la distancia, con prudencia.

Foto Vía Andrew Napier

Print Friendly, PDF & Email



Etiquetas:

Categorias: Flora y Fauna Australiana



Deja tu comentario