La Rebelión Eureka, levantamiento minero

La Empalizada Eureka

En los primeros años del siglo XIX, el continente australiano comenzaba a transformarse en una serie de prósperas colonias, en contra de su anterior papel de lugar de destierro para criminales e indeseables. Las más importantes durante estos tiempos fueron las de Nueva Gales del Sur y Queensland. Ésto fue posible gracias a una creciente afluencia de emigrantes, que venían a estas tierras en busca de oro, alentados por la reciente “fiebre del oro” que se había dado en California desde 1849.

Durante el año 1851 fue descubierta una veta de oro en el estado de Victoria (Nueva Gales del Sur), lo que trajo consigo una gran cantidad de buscadores de fortuna, que venían con sus familias con la esperanza de iniciar una nueva vida y a ser posible, hacer algo de dinero. Por supuesto esto no resultaba tan fácil, ya que los mineros tenían que soportar un injusto sistema de licencias, que debían renovarse cada mes, llevado a cabo por una administración que se caracterizaba por su corrupción. Esto llevó a que pronto se dieran protestas populares ante la injusticia del sistema, y los colonos comenzaron también a exigir una mayor representación para sus intereses y derechos.

Estas protestas fueron duramente reprimidas por los “casacas rojas”, que entendían toda reivindicación como una mero acto de rebeldía, y esto llegó a un punto culminante en Noviembre del año 1854, cuando un grupo de 10.000 mineros levantaron sus voces protestando por el injusto encarcelamiento de tres mineros. Ante estas protestas se movilizó el ejército, y los insurrectos izaron una bandera de la Cruz del Sur como respuesta, alrededor de la cual se plantaron para reivindicar sus demandas de justicia.

Durante el día 28 de Noviembre se produce un primer enfrentamiento entre soldados y mineros, lo que tuvo como resultado varios heridos y un fallecido. Fue entonces cuando Peter Lalor, líder del movimiento minero, ordena construir una barricada circular en la llanura de Eureka, cerca de la carretera que iba hasta Melbourne. Los mineros también organizaron varios grupos de combate, como fueron la Brigada de Rangers de California o la Primera Brigada Americana de Fuslieros, ambos formados por ciudadanos que provenían de América del Norte.

La resistencia de los mineros ante las fuerzas armadas, durante el día 2 de Diciembre, fue poco menos que exigua y el combate apenas duró unos minutos debido a lo débil de la barricada. En este combate fallecieron una gran cantidad de mineros y algunos soldados, resultando herido su líder Peter Lalor. Pese a la derrota, el espíritu de sus reivindicaciones obtuvo frutos al poco tiempo, y tras el juicio celebrado por estos hechos se revisó la legislación sobre las licencias de minería y Peter Lalor terminó siendo elegido como miembro del parlamento.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Historia de Australia



Deja tu comentario