El Parque Nacional Eungella, en Queensland

Parque Nacional Eungella

Australia es hogar de grandes ciudades, pero lo cierto es que la enorme mayoría de su territorio consta de ecosistemas protegidos, con una rica biodiversidad, tal vez de las más extensas que podamos encontrar en un destino turístico. La visita a parques nacionales es algo cotidiano durante el viaje a Australia, para los interesados en la naturaleza.

A los muchos parques australianos que hemos conocido, hoy sumaremos el Parque Nacional Eungella, situado en el estado de Queensland, a solo 80 kilómetros de la ciudad de Mackay. Su nombre es un vocablo aborigen que significa Tierra de las Nubes, una denominación que responde a su clima húmedo y a su bioma selvático.

El Parque Nacional Eungella fue declarado como tal en 1936, y se encuentra en la selva de Clarke Range, de la cual constituye el punto más bajo. A su alrededor, dos altas montañas, Dalrymple y William, contrastan con el Valle Pioneer, dibujando un entorno peculiar y muy diverso.

El clima húmedo de este parque se corresponde con densas lluvias que caen mayormente entre los meses de diciembre y marzo. Asimismo, durante la temporada fría, las temperaturas son sumamente bajas para una selva, llegando a los cero grados centígrados.

En este bellísimo paraje natural habitan nada menos que 860 especies vegetales, aproximadamente, y un centenar de aves, entre ellas un imponente búho típico de Tasmania, el Regent Bowerbird, endémico de Australia, y los Tawny Frogmouth, de la familia de los podargos. La fauna local también incluye al isoodon, al tradicional koala y otras especies de marsupiales.

Para los visitantes, es de interés saber que buena parte del parque es inaccesible. Hay, sin embargo, senderos para recorrer la parte abierta al público, que permiten pasear con seguridad y conocer los paisajes más bellos del lugar. Los hay de diversas longitudes, desde 1,5 kilómetros hasta 8,5 kilómetros.

El río Broken y la presa de Eungella son sin duda dos escenarios de visita obligada en el parque. En el río se encuentran el centro de información turística del parque y un área de picnic.

Justamente en las proximidades del río es donde nace buena parte de los senderos de a pie, de modo que lo ideal es visitar el curso de agua en primera instancia y luego elegir un camino para comenzar a recorrer. Muchos de estos senderos cuentan con zonas de aparcamiento en su inicio, lo que permite llegar hasta allí cómodamente y entonces, sí, descansados y bien aprovisionados, emprender el camino.

Los senderos están organizados de tal forma que es posible recorrer varios de ellos en una sola jornada, ya que el punto de partida de uno normalmente se encuentra cerca del final de otro.

Las facilidades del parque incluyen una tienda, una oficina de correos y una tienda especializada de obsequios y souvenirs. A la hora de hospedarse, hay varias opciones, desde varias áreas de camping hasta un hotel llamado Broken River Mountain Retreat.

Foto vía: Flight Centre

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Flora y Fauna Australiana



Deja tu comentario