Cabo Leveque, viaje al oeste de Australia

Cabo Leveque

El Cabo Leveque forma parte de la Península Dampier, en su extremo norte, y por tanto pertenece a la región de Kimberley. La ciudad grande más cercana es Broome, situada al sur a unos 240 kilómetros, y accesible por ruta.

Dada su ubicación, el Cabo Leveque es un sitio apartado, y no cuenta con una infraestructura turística muy desarrollada. Sin embargo, su encanto natural y los servicios que ofrece son motivo más que suficientes para visitarlo. Los amantes de las playas encontrarán allí un sitio único para disfrutar, nunca saturado de visitantes y con paisajes idílicos de intensos colores y una naturaleza salvaje.

Sin dudas, la costa de arena es uno de los principales atractivos de Cabo Leveque. Sus extensas playas enmarcadas por abruptos pero bajos acantilados promontorios rocosos hacen olvidar por completo la agitada vida en la ciudad. Sin dudas, para cambiar de escenario y sumergirse en un paraíso natural, Leveque es el lugar indicado.

En el extremo occidental del Cabo, en su ingreso en el golfo de King Sound, se encuentra un faro de 13 metros de alto que data de 1912. Este es uno de los puntos en los que más se puede apreciar el cromatismo de este destino, con acantilados de intenso color rojo, aguas turquesa y arena blanca y prístina.

Para los amantes de los deportes acuáticos, Cabo Leveque ofrece la oportunidad de practicar nado, snorkel y navegar en bote. También es posible avistar ballenas, y la vasta diversidad de fauna marina hará las delicias de los pescadores aficionados.

Debido a que el Cabo ha sido habitado durante años por tribus aborígenes pertenecientes a la comunidad Bardi, el paseo por sus tierras es también una oportunidad para el turismo cultural. Para ello, se ofrecen excursiones y actividades tradicionales, para descubrir la especial relación entre los Bardi y la naturaleza de Cabo Leveque.

A la hora de buscar alojamiento, las opciones incluyen acampar en la playa, alquilar pequeñas casas de madera y pasar la noche en tiendas de campaña de safari, de grandes proporciones y bien equipadas, con magníficas vistas al mar.

Para llegar a Cabo Leveque, es posible llegar por cuenta propia desde Broome (unas cuatro horas de viaje), contratar un servicio para realizar el viaje a lo largo de una jornada, aprovechando para descubrir el encanto del itinerario, o tomar un vuelo para apreciar las vistas desde lo alto.

En cualquier caso, lo cierto es que Cabo Leveque ofrece todas las posibilidades para un viaje inolvidable, con riqueza cultural y natural, y un espíritu de aventura y serenidad.

Foto vía: Max Goes North

Imprimir

Categorias: Broome



Deja tu comentario