El Búmeran y su relación con Australia

Bumeran Australia

Uno de los elementos más populares y vinculados a la tradición australiana es el Búmeran ( Boomerang en inglés), aunque esto no signifique que tenga su origen en este territorio.

A través de los años se han hecho diversos descubrimientos que certifican el uso de estos elementos en otros continentes desde tiempos inmemorables, incluso desde la época del antiguo Egipto, al encontrase algunos ejemplares en la tumba de Tutankamón. Se dice que el uso que se le daba en aquel entonces era el de arma de mano. El hecho de que se le vincule con Australia, más exactamente con Nueva Gales del Sur, se debe a que fue allí donde se descubrió en el año de 1804, cuando los occidentales fueron testigos de como los aborígenes de la región utilizaban este elemento como arma de caza.

Tal y como se le conoce en la actualidad, el Búmeran se caracteriza por ser una especie de bastón arrojadizo que, tras ser lanzado, regresa a su punto de origen, esto gracias a su diseño y particular forma de ser lanzado. Pero los utilizados por los antiguos aborígenes australianos no retornaban y su nombre no era bumerán, sino kylie, tenían un metro de altura, eran curvados y su peso promediaba entre los 6 y 7 kilos. Posteriormente el kylie fue reemplazado por otros instrumentos más efectivos a la hora de cazar, como el arco y las flechas.

Sobre la capacidad de retornar al punto de lanzamiento, aún no se tiene una fecha exacta acerca de su invención, pero seguramente este es uno de las grandes características que lo ha hecho tan popular en todo el mundo. El material que se puede utilizar para su elaboración puede se de cualquier tipo, desde madera y cartón, hasta plástico, aluminio y fibra de vidrio, y su longitud no supera los 50 centímetros.

En cuanto a su diseño, se encuentra levemente curvado en ángulo hacia el medio, y suele estar redondeado y en algunos casos tener borde filoso (perfil similar al de las alas de un avión). También se pueden encontrar algunos modelos con forma de aspa, aunque son poco comunes. Lo que si es seguro es que hay que saberlo lanzar, pues es común ver personas que piensan que al lanzarlo volverá a sus manos, y en la mayoría de las ocasiones no lo logran.

Foto Vía Guillaume Blanchard

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Fiestas y Tradiciones



Deja tu comentario